jueves, 3 de junio de 2010

¿Quién rayos abrió la cripta?

El doctor Alfonso Montes de Oca era un connotado forense que vivía en la ciudad de Míxico, capital del país con el mismo nombre. De niño tenía sueños sobre un país en una realidad alterna llamado México, igual que el suyo, que también había sido ocupado por culturas antiguas, desde el neolítico, colonizado por caucásicos, se había independizado y estaba gobernado por gente corrupta, como la de Míxico. Pero ese era un sueño absurdo y ya de grande lo olvidó.

Su notable imaginación lo impulsó a que posiblemente fuera escritor, pero finalmente estudió medicina en la UNAM, (Universidad Nacional Autónoma de Míxico) luego se fue a un país lejano llamado Frencia a hacer su especialidad. Terminó trabajando para aquellos políticos a los que tanto criticó.

Un día muy nublado vio en las noticias el caso de una pobre niña discapacitada llamada Paulette, que era de una familia acaudalada y había desaparecido. Ese mismo día le llamaron por teléfono de la comisión para festejos del bicentenario, ya que pronto sería "EL 200 ANIVERSARIO DEL GRITO DE INDEPENDENCIA", y sacarían los restos de los "padres de la patria" para analizarlos. Querían que él estuviera en el equipo forense, para hacer un análisis de ADN. No podía imaginar el hecho de analizar los huesos del mismísimo padre Hidalgo, le parecía absurdo que hicieran eso, sin embargo, le dio una especie de curiosidad macabra saber qué encontrarían.

2010; En ese año, Míxico vivía bajo una constante amenaza de revuelta, los narcotraficantes y el crimen organizado tenían el control de gran parte del país, y el presidente Felipe Calderón se encontraba haciéndoles guerra. Cada día, los cárteles y sus líderes daban terribles muestras de su poder, algunas tan increíbles que horrorizaban a la población, como el hecho de que hubieran matado a dos cantantes de "música" duranguense. A las pocas semanas, la niña Paulette apareció muerta en la cama de su cuarto. Su caso generó sorpresa en todo el país ¿cómo era posible que ni se dieran cuenta las autoridades que alguien, sigilosamente, hubiera depositado a la niña justo donde la secuestró?

Al poco tiempo, otro secuestro tuvo fama nacional. El ex candidato presidencial, Diego Fernández de Ceballos, miembro del mismo partido político que el presidente, fue raptado en su rancho, en el estado de Hidalgo. La noticia generó sobresalto, ya que era uno de los políticos más protegidos del país. Durante varias semanas nadie supo si estaba muerto, vivo, y de ser así, si estaba entero. Pero a Alfonso no le interesaba mucho esto. Él se preparaba para el análisis de los huesos de los héroes.

Y llegó el gran día. 30 de mayo de 2010. Abrieron una cripta en el monumento a la independencia, una columna que en la punta tiene un ángel plateado, ubicada en la avenida de Reforma, y trasladaron la urna con los huesos. Hubo una ceremonia enorme, un discurso del presidente, y trasladaron los restos al castillo de Chapultepec. Ahí, en un laboratorio instalado temporalmente, Alfonso tuvo tiempo de tomar con sus manos el cráneo de Hidalgo, el de Allende... y uno que se veía bastante reciente.

El análisis lo dejó frito: Era el cráneo de Diego Fernández de Ceballos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajjajjja, cantantes de duranguense. Me alegra tu decisión de volver a escribir, me pone muy contenta, espero que sigas así.
.....tili.....

Alandroide dijo...

jajajajajaja Diego; héroe y mártir nacional, esperomos que no vuleva :D

Anónimo dijo...

Very Interesting!
Thank You!